info@caballerodentalclinic.com
93 237 02 87 - 683 165 333

El tabaco y la salud oral

Las consecuencias del tabaco en la salud en general son muy conocidas. Está relacionado con algunos cánceres como es el de pulmón, vejiga y algunos más. Provoca enfermedades pulmonares como el enfisema, provoca enfermedades cardiovasculares como obstrucción coronaria, estenosis arterial y venosa, además de crear adicción. No es necesario extenderse  en ellas pues son sobradamente conocidas y además informadas directamente en los  paquetes de tabaco.

Nos vamos a centrar en la repercusión oral de dicho hábito.

Consecuencias orales del tabaco

Tinciones dentales

Empezaremos por la más leve y reversible consecuencia. Éstas son las tinciones dentales que son las manchas  que deja el tabaco. Normalmente aparece en la parte posterior del diente, es decir, en la zona palatina de los dientes superiores y la parte lingual de los inferiores.

Estás manchas no tienen mayores consecuencias, ya que se pueden eliminar con cepillo y pasta de pulir o aeropulidor de bicarbonato. No se pueden  eliminar en casa, a pesar de ver publicidad de pastas que eliminan manchas, no pueden conseguir la eliminación de estas manchas y probablemente tengan una alta abrasividad.

Por lo tanto sólo se pueden eliminar con tratamiento en clínica.

¿El tabaco me cambia el color de los dientes?

Es una pregunta, incluso una afirmación habitual por parte de los pacientes.El tabaco no cambia el color de los dientes, me refiero al color propio del diente. El color propio del diente viene dado por la dentina, que es el tejido interior del diente.

El tabaco al manchar los dientes puede cambiar el color por tinción del esmalte pero no su color de base. Es decir si un paciente tiene los dientes amarillos no suele ser por acción del tabaco o café.

El tabaco también puede provocar melanosis gingival, esto es la tinción de la encía alterando su color rosado natural por otro marrón.

Halitosis

Otra consecuencia leve y reversible es la halitosis, es decir el mal aliento producido por los compuestos del tabaco y el humo en sí mismo, además acentuada en muchas ocasiones con la sequedad de boca que causa el tabaco. Esta sequedad de boca aumenta en consecuencia el riesgo de caries.

Ahora hablaremos de consecuencias más graves y en muchos casos irreversibles.

Enfermedades periodontales 

 Periodontitis

Esta es la destrucción de los tejidos que rodean el diente, encías, hueso y ligamento periodontal. Casi el 40% de las enfermedades periodontales se producen en fumadores.

La consecuencia es la pérdida de hueso y si continúa el proceso,  al final la movilidad y pérdida del diente.

Del mismo modo en lo que respecta los implantes, ya que el fracaso en la colocación de los mismos es superior al 80% en fumadores de más de 15 cigarros día. Y una vez colocados e integrados, con el paso de los años la aparición de periimplantitis, inflamación del tejido que rodea el implante,  es de gran prevalencia.  Su progresión termina con la pérdida del implante.

Cáncer oral

Por último la enfermedad más grave y claramente prevalente asociada al tabaco es el cáncer oral, unida a otros factores como alcohol, enfermedades bucodentales, roce de prótesis mal ajustadas y edad.

El tabaco por si mismo ya es un factor claro de aparición de cáncer, generalmente en lengua, suelo de la boca, suele ser en las zonas menos queratinizadas, ya que son las más desprotegidas.

En definitiva, el tabaco es un hábito que no es beneficioso en ningún aspecto ya que sus consecuencias pueden llevar a enfermedades muy graves y  la muerte, en lo que respecta a la boca sólo puede generar problemas de salud oral de leves a graves.

El consejo lógico es buscar los mecanismos para eliminar el uso del tabaco.

Da tu valoración

Deja un comentario

Contacta con nosotros

Envíanos un email y te responderemos lo antes posible, gracias.